jueves, 12 de mayo de 2011

♠ ¿QUÉ ES LA VOCACIÓN? ¿LA TIENES? AQUÍ ALGUNOS CONSEJOS

Cuando se termina la secundaria, el adolescente se proyecta a estudiar una carrera universitaria. Ante ello, surge un tema de suma importancia: la vocación. Pero: ¿qué es?, ¿se nace con ella o se hace?, ¿se puede tener más de una vocación?, ¿y si no la encuentras? Aquí resolveremos tus dudas.

La vocación es la que determina nuestro objetivo en la vida. Esta se va generando en ese punto intermedio que está entre las capacidades e intereses personales y las necesidades que propone, o impone, el mundo. Puede estar expresada a través de un estudio, un trabajo, un hobby, o cualquier otro comportamiento. 

¿Se nace o se hace?
El Ser Humano no nace con una vocación definida. Sí puede suceder que, desde muy pequeño, cuentes con determinadas aptitudes e intereses, especialmente incentivado por el entorno inmediato, tu familia. Esto puede colaborar a una cierta inclinación vocacional. La vocación se va armando a lo largo del camino de la vida. Es un proceso abierto, que permanentemente se sigue construyendo, rearmando; en parte permanece igual, en parte se modifica.

¿Cómo surge?
Puede ser determinada por la conjunción de múltiples factores: tu historia familiar, tu medio socio-cultural, tu historia educativa, las experiencias que hayas vivido, tus intereses, las aptitudes que hayas ido desarrollando. Y allí, de todos estos aspectos en su interrelación con el medio, asoma tu vocación.

Más allá de lo expuesto, es fundamental no aguardar la vocación de forma pasiva, sino todo lo contrario. Es necesario ir a su búsqueda: probando, averiguando, indagando, movilizándose tanto externa como internamente.
¿Puedo tener más de una vocación?
No, la vocación es una sola: el llamado más fuerte. Si tienes muchos dones, habilidades e intereses, también puedes sufrir por tener que renunciar a necesidades y deseos muy pasionales. Para no vivirlo traumáticamente, deberás comprender que sólo focalizándote en algo puedes alcanzar los mejores resultados; por lo tanto, al dejar de lado algunas inquietudes, te permites desarrollarte plenamente en la que elegiste como “vocación” y dar todo de ti en ese camino que elijas. Si este es tu caso, te recomendamos reflexionar con las preguntas del ejercicio de misión personal.

¿Qué sucede si no descubro la vocación antes de finalizar el colegio?
Este es un dilema ante el cual se encuentran muchos adolescentes, cuando se acerca la finalización escolar y aún no saben qué harán el próximo año. La pregunta típica de cualquier persona que interactúa con alguien que está cursando su último año secundaria suele ser: “¿Qué vas a seguir?” y esto no hace más que reforzar la importancia que se le otorga a este asunto, y a veces sumar más presión. Pero otras veces es útil para “despertarnos” y empezar a pensar seriamente en nuestro futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada