sábado, 10 de marzo de 2012

♣ POESÍA COMO REGALO DE BODAS



NOS CONOCIMOS EN OTOÑO
                        Regalo de Bodas
para Andrés y Carmela
   que afirman la vida con su matrimonio.
Estaba escrito
que vosotros haríais la vida juntos.
                     Carlos Villacorta Valles



El amor es universal.
                        El sufrimiento también.
Nadie nace estrellado,
                        pues todos tenemos:
                                   inviernos y veranos
                                               primaveras y otoños.


Sin embargo:
la vida es pedernal de tristezas
                        y arcilla de alegrías.
se sufre o se goza
como osas vivir.
Hay encuentro de vidas
                        como ríos van a la mar.
Jamás sabremos
                        quién encuentra a quién,
y nadie espera encontrar allí,
                              a él o a ella.
¿Quién podría descifrar, la naturaleza
                               y esencia de la vida?


Nos encontramos,  
y el amor angelical,
hizo su entrada triunfal
como primavera otoñal.
Se cargó de comprensión
y a golpe de corazón
como el mismo amor de abril
derramó aroma juvenil.



¿Qué importan la materia
                        y sus fragilidades,
                                   cuando la gloria del amor
                                          nos da comodidades.
Desempacamos el equipaje de la soledad
y decidimos viajar juntos, hasta
                        el silencio de la tierra final.
El reloj de la vida
                        ha girado a nuestro favor.


Ahora, entregados por entero,
                        como último estallido de la pasión:
                                                           nos casamos,
                                                           sin temores.


¿Qué la edad no nos brinda los favores?

Nadie tiene el derecho de decretar
                        la abolición del amor de otoño
                                   y santificar la soledad.
La  edad, es la edad,
                        que nuestro espíritu
                        y el corazón nos dictan.


Nuestro matrimonio,
                        es la proclamación contundente
                                   del rechazo a la soledad,
y el firme compromiso a la vida juntos,
                        al amor, la costumbre y la dignidad.


La vida que nos damos,
                        es la vida que sumamos
                        y es la vida que tendremos.


Adoramos mucho más ahora
                        nuestro destino.
Sea como fuere,
                        sólo tienen destino común,
                        aquellos que saben vivir con simpatía,
                                                   confianza y lealtad.
Adoramos mucho más ahora:
el grito moribundo de las estrellas
                        amenazadas por el alba.
El idioma de los amores otoñales.
Las palabras que dormitan
                        y tiemblan en nuestros labios.


Amo los hijos que se marchan
                        y nos sonríen con sus recuerdos.
La migración con olor de Cupido.
El no equivocarme haberte conocido.
Amo tu ternura
                        que pinta el aroma de las flores.
Amo tu bondad
                        que dibuja el sonido de las estrellas.
Amo cuando entras por la puerta
                        y dices cualquier cosa.
Amo tus enojos y contradicciones.
Amo cuando niegas y afirmas.
Amo el sonido de tus pasos.
Amo tus manos junto a las mías.
Amo nuestras riñas controladas.
Amo el vaso con que bebes.
Amo el silencioso de tu orgullo.
Amo los años que nos quedan.
Amo cada segundo contigo.


Pero,
lo que mucho más amo ahora,
                        es amanecer contigo.



                                                                    Lima febrero del 2012.
                                                           Carlos Villacorta Valles
                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada