lunes, 15 de octubre de 2012

♠ EL ESCRITOR Y LA POLÍTICA, LAS CRÍTICAS AL NOBEL MO YAN


Pekín. EFE.
Deja oír su voz. En conferencia de prensa desde su pueblo natal, Mo Yan demandó la liberación de Liu Xiabo, Nobel de la Paz.

El escritor chino Mo Yan, galardonado el jueves con el Nobel de Literatura 2012, ha pedido ayer la pronta liberación de su compatriota encarcelado y Nobel de la Paz en 2010, Liu Xiaobo, quien en el 2009 fue condenado a 11 años de prisión por pedir reformas democráticas y el fin del gobierno de partido único. “Espero que pueda recuperar la libertad tan pronto como sea posible” y que pueda dedicarse a investigar “sus políticas y su sistema social”, ha asegurado a un grupo de periodistas en su pueblo, Gaomi, en la provincia de Shandong.

Mo Yan ha hecho estas declaraciones —que, seguramente, serán recibidas con enojo por las autoridades— en medio de la ola de críticas que ha generado entre algunos disidentes e intelectuales chinos la concesión del premio a quien consideran un hombre cercano al Partido Comunista Chino (PCCh). El autor de Sorgo rojo es miembro del PCCh y vicepresidente de la Asociación de Escritores, organización respaldada por el régimen.

Mo Yan, de 57 años, un apodo que significa “No hables”, ha afirmado que había leído algunas de las críticas literarias de Liu Xiaobo en la década de 1980, pero que no conocía su obra cuanto decidió dar un giro político a sus escritos.

Los críticos con el premio a Mo Yan aseguran que no es digno de él porque ha comprometido su independencia artística e intelectual al situarse bajo el ala del partido y porque, a pesar de ser un escritor influyente, no había utilizado hasta ahora su peso para hablar a favor de los intelectuales y los presos políticos. Mo Yan ha afirmado que conoció en su día a Liu Xiaobo, pero que no habían tenido contacto desde hacía tiempo.

¿Ha dado el galardón voz a Mo Yan para referirse a Liu Xiaobo? Es posible que el reconocimiento y la fama le hayan dado fuerza para decir lo que no había dicho hasta ahora, pero el novelista ha arremetido al mismo tiempo contra quienes han denigrado su elección. “Creo que la gente que me ha criticado no ha leído mis libros. Si lo hubieran hecho, comprenderían que mis escritos de entonces me hicieron correr muchos riesgos y sometieron a presión”.

Mo Yan ha calificado el premio de “una victoria de la literatura, no una victoria de la política”. Algo difícil de digerir en China, donde la vida cultural y la creación artística están sometidas a vigilancia y censura.

Críticas a Mo Yan y su Nobel

Yu Jie, un escritor exiliado en Alemania, ha tachado en los medios de este país el galardón del “mayor escándalo en la historia del premio Nobel de Literatura”, mientras que el artista Ai Weiwei, que vive en Pekín bajo estrecha vigilancia policial, ha asegurado que Mo Yan “siempre estará del lado del poder y nunca con una pizca de individualismo”. Ai ha dicho que es ridícula la alegría oficial por el premio, cuando en el pasado puso en duda la legitimidad de los Nobel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada