domingo, 17 de julio de 2011

♠ CULTURA VIVA PARA LA NUEVA LIMA, ORGANIZA MUNICIPALIDAD DE LIMA EN EL CERCADO DE LIMA

Falta San Juan de Lurigancho, donde no hay experiencia cultural ni comunitaria ni individual, pese a ser uno de los mas grandes y poblados distritos de Lima y América Latina ¿Por qué será? ¿Por qué no priorizar donde falta cultura? Tiene la palabra Susana Villarán.


LAS CALLES SON NUESTRAS


Como parte del programa “Cultura Viva para la Nueva Lima” cada domingo la comuna limeña ofrece conciertos, obras de teatro, exposiciones de fotografía y talleres de arte al aire libre. Los beneficiarios son los vecinos de cinco distritos de la capital. Esta es la crónica de su paso por la plaza San Martín y de los rostros que allí se congregaron. 

Por María Isabel Gonzales
La República


Es domingo y la gente camina a sus anchas por el Jirón de la Unión. Madres con niños en brazos, parejas de enamorados y adolescentes sonrientes por la compra de un nuevo par de zapatos. Me acerco con cautela al semáforo que divide el jirón Ica de Ucayali. Está en rojo y faltan 20 segundos para volver a verde. Miro a los lados y advierto que por esta calle no pasan autos. ¿A dónde se fueron los camiones que descargan frente a Saga? ¿Los taxis que no respetan las luces de tránsito? ¿Y los apurados que tampoco ven el semáforo? Es probable que una interrogante se haya dibujado en mi rostro porque una señora me responde: “Es que han cerrado la calle para el teatro”. 
Pag 26 Domingo 2011-07-17En medio de la gente, un hombrecito en malla negra me observa. Se llama Omar Rosales y es integrante del elenco joven de la Asociación de Artistas Aficionados. “Vamos a contar una historia a la que hemos titulado: Bichos come ruido”, dice. Aparecen más como él y se apoderan de la cebra peatonal. Me distraigo de la escenificación porque siento que alguien tira de mis jeans. Es Anderson Guevara de 2 años. Con sus pequeñas manitos trata de advertirme que estoy a punto de pisar los dibujos de Daniel Manrique y Alex Cerdón: una virgen, el Adán de Miguel Ángel y un demonio aparecen a mis pies. Los han dibujado con tizas de colores. Se llama arte pavimental, me informa Alex. Entre los espectadores surge el murmullo de una niña vestida de fucsia del cual solo alcanzo a escuchar: “A la Plaza San Martín”. 

Cinco distritos

Gloria Lescano es la jefa de promoción cultural de la Municipalidad de Lima y una de las encargadas de que funcione el programa cultural planificado para el 2011. Le pregunto si van a repetir estas jornadas en todos  los distritos. Dice que no. Este año solo estarán en cinco lugares: Villa El Salvador, Comas, El Agustino, Cercado de Lima y Miraflores. Antes de que le preguntemos por qué, Gloria explica que estas zonas acumulan una experiencia de gestión cultural comunitaria que los ayuda en su primer año edil.
Dicho esto debemos saber que este programa itinerante va hasta el 9 de octubre. Si se está preguntando qué lo hace interesante, le contesto como espectadora. Las actividades están pensadas para cada público en particular. No se repiten y generan intercambio interdistrital entre compañías de teatro, títeres y bandas de rock. Trato de calcular cuánto puede costarle a la municipalidad montar todo esto. Gloria absuelve mis dudas una vez más. Cincuenta mil soles por domingo. 

Graderías llenas

 No conté cuántas personas habían llegado a la plaza San Martín. Según los organizadores, unos dos mil vecinos. De lo que no me queda duda es que en las graderías no cabe esta reportera. Un grupo numeroso observa el espectáculo desde los alrededores. El escenario, de espaldas a La Colmena, no deja espacios en blanco. Desde las tres de la tarde los artistas se han apoderado de la mirada de los asistentes. El programa no aburre, dice Juana Zúñiga. Aplaude cada vez que la hacen reír y sus hijos, Ricardo y Grecia, la imitan. A su lado está Julio Valverde, quien ha llegado aquí en compañía de Martín, su pequeño mono fraile. “¿Empezó hace mucho?”, pregunta. “No, recién nomás”. La oferta cultural se anuncia: títeres con Tárbol, mimo con Sasa Teatro, narración con Proyecto Mariposa Ecléctica, teatro con Yawar, rock con el grupo Sendra, circo con Arena y Esteras y, para el gran remate, música con el quinteto de jazz Jazzopolis. Pero la plaza tiene más que ofrecer y vamos a curiosear. 

Cortos y fotos

Vista desde un costado, la sala de proyección de cortometrajes parece un cubo gigante frente a la estatua de San Martín. Una vez dentro veo el corto de 15 minutos. Es la historia de un músico andino que, temeroso de los ataques terroristas en su comunidad, huye hacia Lima. Una vez aquí no puede vivir de su oficio y se ve obligado a invadir un cerro. No tiene luz y no tiene agua. Es un excluido. Salgo del cubo y leo un cartel: “Somos diferentes. Valemos lo mismo. Juntos podemos más”. Horas más tarde, Gloria me explica que cada domingo cultural tiene un tema por desarrollar. Esta vez es la identidad y la discriminación. Lo compruebo cuando llego a la exposición del fotógrafo Víctor Mallqui: “Mirando la vida”. Todas son imágenes del Perú y sus costumbres, asentamientos humanos de la capital y las consecuencias de los conflictos sociales. 

Unos metros a la derecha, padres e hijos luchan con cajitas de tetrapack en un taller de títeres. En medio de la clase llega la alcaldesa Susana Villarán. No quiere hablar de temas municipales. En cambio nos invita a Villa El Salvador. La cita de hoy es por allá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada