sábado, 4 de marzo de 2017

MILLONES DE SOLES PARA DESPROFESIONALIZAR A LOS DOCENTES Y CONVERTIRLOS EN SERES DÓCILES E INFELICES

MILLONES DE SOLES PARA DESPROFESIONALIZAR A LOS DOCENTES
Y CONVERTIRLOS EN SERES DÓCILES E INFELICES
                                                                                                          Por Carlos Villacorta Valles
                                                                                                           odesi12@yahoo.es

Iniciamos otro año escolar y, nosotros también iniciamos una serie de artículos referidos a la educación a partir del presente: –sobre la situación actual del docente-. Es fundamental que se debata sobre la educación y la labor de los docentes en el mundo de hoy, donde los docentes están atravesando una profunda infelicidad. La educación jamás ha sido debate en el Perú, sino imposición. Pues llegó la hora para su debate.

El docente actual es más infeliz que nunca. Hay que mirar su rostro con una sonrisa forzada que el Ministerio de Educación publica en sus portadas. A pesar que el  Artículo 4, de la Ley 29944 (Ley de reforma magisterial), señala que “el profesor (…) es el agente  fundamental del proceso educativo, presta un servicio público esencial dirigido a concretar el derecho de los estudiantes y de la comunidad (…)”; todo lo que hace la burocracia educativa apuntan a su desprofesionalización, inclusive la supuesta capacitación que reciben los desprofesionaliza. El docente es una mercancía más de la mercantilización de la educación.

¿Y qué pruebas aporto para decirlo?

Basta mirarlos y conversar con ellos para comprobar lo mal preparados que salen de las universidades e institutos pedagógicos. Los profesores que trabajan por contrato nos manifiestan su inseguridad. Los docentes nombrados han perdido casi por completo su autonomía y libertad, mucho peor aún los docentes que hacen de supervisores o monitores, pues la gran mayoría entra por amiguismo, supervisan con criterios estandarizados que los aprenden de memoria y, todavía se dan el lujo de hablar mal y tienen la pretensión de ser mejores que los docentes que supervisan. De igual manera bulle en la cabeza de los docentes, la mentada “evaluación por desempeño”, que es otra cantaleta estandarizada, que siempre está amenazando la tranquilidad laboral, erosionando la calidad de la profesión docente –nadie que trabaje estresado lo hará bien-. La notable y persistente preocupación para pagar sus deudas y sobrevivir diariamente con el magro salario que reciben. Etc.

La situación del docente peruano, entonces ha empeorado, algún logro de algún docente por mérito propio, lo difunden como logro de una “reforma educativa” que no da buenos resultados, los docentes ya no pueden debatir sus inquietudes, porque les han prohibido reuniones de iniciativa, menos sindical, ya no se observa sus reuniones de buena convivencia solidaria y cooperativa, la mayoría de directores son unos capataces, sólo saben recibir órdenes de las ugeles que lo cumplen a pie juntillas. Ugeles en la mayoría de los casos convertidos en cuarteles donde no puedes entrar con libertad y estos no dan ni un paso sin consultar al ministerio. Solo controlar. Los docentes tienen un profundo temor de hacer y decir las cosas. Sólo el cumplimiento de normas y directivas es el ambiente, hayas desayunado o no. Además es una forma sutil de controlar también tu mente y el control de nuestra mente nos quita la vida y voluntad propia.

No existe para los docentes, ningún tipo de incentivo y estímulos. El estímulo en el Perú sólo es entre “amigos”. Vulgarmente los burócratas se rodean de “su gente”, de sus “técnicos”, “sus incondicionales”. Arman su feudo. Ellos no creen en el sujeto proactivo, menos en la empatía, sólo en los incondicionales. Entonces la autonomía, la libertad individual, la meritocracia y la verdadera capacidad son falacias en este sistema. Hacernos creer a los maestros que “somos agentes fundamentales de la educación” sin brindarnos ninguna facilidad, capacitación permanente, mejores condiciones de trabajo, mejores salarios; es una monstruosidad. La TV y la calle nos han reemplazado.

En educación, toda ilusión del trabajo científico y creador se quiebra cuando se imponen normas y directivas, contenidos y programas educativos a cumplirse estrictamente, hechos desde una oficina al margen de la realidad y de sus ejecutores. La imposición anula creatividad e iniciativa y vuelve rígido el cambio. En el caso de los docentes esta verdad es evidente. Al plantear algo nuevo de inmediato le salen que “así no dice la norma”. En otros casos, los trámites son tan engorrosos que ahí se quedan todas las energías que ya nadie pretende volver a intentar. No estoy diciendo que no hay que cumplir las leyes y normas, simplemente hay que cualificarlas.

Las últimas “reformas educativas” están robotizando al docente, el docente ha entrado en un siniestro proceso de domesticación, se les está quitando el alma;  lejos de fortalecerlos emocionalmente y hacerlos felices para que enseñen con tranquilidad; los docentes no se sienten queridos, atendidos y escuchados, incapaces también de escuchar al otro. La educación peruana es una educación infeliz. Lo peor es que los docentes también han perdido su capacidad de indignación. Han apagado su capacidad de debatir. El profesorado es un colectivo inexistente en las instituciones educativas, en la comunidad y en la sociedad peruana, todos absolutamente todos los han perdido el respeto y la consideración. Para que haya una buena educación se necesitan docentes felices, con más autonomía y libertad, que valoren su profesión con buena remuneración, verdaderas capacitaciones y un marco normativo real que le oriente, le ayude y no le reprima.

Es increíble cómo nos han moldeado y moldean el desánimo. La indiferencia, la conducta pusilánime han dejado de ser una vergüenza; son casi como un hábito que quieren pasar como cordura y prudencia. La administración peruana –en el caso particular de la educación- es una opresión burocrática permanente de humillación implementadas por “tecnócratas” y empleados insensibles traídos de la nada, por cada gobierno de turno. Estos burócratas no tienen responsabilidad ante nadie, se tapan entre ellos, se llaman entre ellos, pocos son los profesionales capaces que tienen la altura moral y profesional para el cargo. Los demás entran en estampida con cada gobierno de turno y, protegidos como están, hacen lo que quieren. La gran mayoría de burócratas educativos son la plaga de la educación. 

¡Oiga, pero les han duplicado el salario!

El salario no, si, han aumentado bonificaciones, que nos quitan cuando cesamos, duplica-miento que al final tampoco es coherente con la realidad económica que vivimos: antes del año 1990, teníamos un promedio de salario entre 500 soles a 600 soles, con 50 centavos de sol podíamos comprar 10 panes, con el shock de Fujimori, con un sol podíamos comprar esos 10 panes y con el mismo salario. Actualmente el docente percibe un salario promedio de mil doscientos soles, sin embargo con un sol sólo puede comprar 6 panes, el salario docente no ha recuperado su capacidad adquisitiva. Los profesores cesantes estamos peor, mucho peor los que pertenecen a las AFP ¿Acaso nunca se han preguntado cómo sobrevive un docente?

El Ministerio de Educación invierte 689 millones de soles al año en soporte pedagógico, talleres, cursos y programas de actualización, sin ningún criterio real, sólo para justificar gastos para no perder los préstamos que reciben del Banco Mundial*. En su momento El vicepresidente del Consejo Nacional de Educación (CNE) Hugo Díaz, –actualmente su Presidente-, aseguró que "anualmente [el Minedu] devuelve S/. 2. 850 millones al Tesoro Público". Reflejo de la incapacidad de la burocracia. Son realidades que desprofesionalizan la carrera docente.

Siete problemas y necesidades fundamentales del docente que el Estado debe resolver con urgencia para que les de tranquilidad y felicidad: -INCLUIR LO QUE CORRESPONDE AL DOCENTE CESANTE-
1.- Su nivel remunerativo, que es el más bajo de América Latina.
2.- Formación y preparación docente (cuando está estudiando).
3.- Capacitación real y efectiva (cuando está trabajando).
4.- su marco normativo (que sea real y orientador, no represor).
5.- Evaluación para ubicar sus problemas y resolverlos.
6.- Mecanismos de incentivo económico y ascenso de nivel por eficiencia e innovación.
7.- Recortar los plazos para que los docentes asciendan de nivel.
A esto hay que agregar la descomunal incapacidad de sus autoridades educativas en todos sus niveles burocráticos; que inclusive ningunean a los docentes y trafican con las plazas laborales.

¡Por supuesto! Los docentes son cómplices de su situación.

Pese a su situación, gran parte de docentes se sobreponen, en algunas regiones se escucha la recuperación de su indignación, en San Martín preparan una huelga, voy a referirme a ese gran sector de docentes que se debaten en la total indiferencia. No hacen nada para recuperar su capacidad de indignación. Pocos hablan de cultura a sus alumnos. Una gran mayoría de docentes ya no disponen ni del verbo, son un eco del ministerio de educación, de las ugeles, los directores y del sistema, son antisindicato, son una sombra de la lucha de sus reivindicaciones. Al docente ya no le interesa si ahoga a su alumno en la indiferencia, lo deja marchar hacia la intoxicación espiritual. Se deja imponer todo, hasta en que momento van a reír y hablar. Este tipo de docentes son cómplices del sistema. Los docentes salen de las universidades y los institutos con profundas carencias sociales y políticas acumuladas y una falsa responsabilidad. Este docente, si no se autoeduca es el alienado más peligroso. Les pido encarecidamente, tener el valor de reconocerlo y avergonzarse por ello, porque iniciarías recuperando tu capacidad de vergüenza, y la vergüenza es un sentimiento revolucionario. Sólo con un sentimiento revolucionario podemos combatir la domesticación que somos víctimas, porque nuestro domesticador sabe que nos embrutece de cansancio, y la domesticación disminuye el rendimiento. Toda sociedad embrutecida es fácil de doblegar. Apreciado docente, Tú tienes la palabra.

Notas:
*http://rpp.pe/politica/elecciones/asi-esta-el-peru-2016-los-docentes-en-la-educacion-publica-noticia-939152

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada