viernes, 17 de agosto de 2018

FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE LIMA 2018 (FIL 2018) POTENTE CULTURA DE LA INCULTURA


FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE LIMA 2018 (FIL 2018)
POTENTE CULTURA DE LA INCULTURA
                                                                                                        Por Carlos Villacorta Valles
                                                                                                       odesi12@yahoo.es





Dedico este artículo a todos los que me han pedido que hable sobre la FIL, a todos los niños y jóvenes que están sufriendo alegremente los embates de la TV basura y, ahora su aliada anual la FIL basura ¿Por qué?

A medida que la crisis del capitalismo se agudiza, los grandes mercaderes o empresarios actuales se desesperan, porque peligra la fortuna que amasan producto del engaño y la explotación; su  papel corrupto, estafador y manipulador se pone cada vez más de manifiesto. Ya no se limitan sólo a robar, sino a la perspectiva de mayor control de nuestras mentes, sobre todo de nuestros niños y jóvenes.

¿QUÉ INFANCIA Y JUVENTUD ESTÁN CONSTRUYENDO? Les van quitando la capacidad de mirar críticamente la realidad. Están contaminando su mente, nuestra mente.

La peor contaminación del mundo –en especial en el Perú- es la contaminación mental; no solo por los problemas de salud mental que sufre la sociedad peruana actualmente, sino por el altísimo nivel de control mental del que somos víctimas.

Los que controlan el poder económico intensifican y profundizan su control mental con más ferias de libros basuras y con más TV basura y, a esto lo llaman “crecimiento cultural y de lectura”.

Crecemos, pero involucionamos; tenemos un crecimiento pervertidor. Crecimiento crapuloso, corrompido, que margina la cultura y la educación y lo poco que invierten lo utilizan para pervertir la sociedad de los niños y los jóvenes.

Por ejemplo, hace 23 años se lleva a cabo la Feria Internacional del Libro de Lima, FIL Lima; organizada por la Cámara Peruana del Libro. Del 20 de julio al 5 de agosto 2018 fue su versión 23, en el Parque de los Próceres de la Independencia (cuadra 17 de la avenida Salaverry), con 7 soles la entrada. Crece en sus ganancias y venta de libros cada año, es cierto, pero generando intencionadamente, generaciones de niños y jóvenes con inclinación hacia el morbo y la lectura banal.

Patéticamente, “la Cámara Peruana del Libro es una asociación gremial y cultural de derecho privado y sin fines de lucro”, sin embargo, el año pasado con la 22 FIL, lucró con más de 17 millones de soles.

Este 2018, facturó solo en ventas de libros más de 19 millones de soles. Más de 2 millones en venta de entradas y, más el cobro de los stands que nunca informan; más los cobros por un evento que quieras realizar con una Inversión solo por inscripción: S/ 100.00. Está también el costo de los talleres al público, cuya inscripción menor fue de 150 soles. Es decir todas las actividades  artísticas de presentación de libros, fomento de la lectura tenían un costo.

No que son sin fines de lucro.

La superioridad económica del trabajo de la “Cámara Peruana del libro” y la angurria capitalista de solo ganar dinero, está deformando estas importantes fiestas del libro y la lectura, por tanto, nada tiene que ver con la promoción del libro y la lectura y la promoción de la cultura de la FIL, sino con la mercantilización enfermiza de las mismas.

LA COMPRA FALAZ DE LIBROS

El famoso historiador Basadre llamaría a la época del guano “prosperidad falaz”, no desarrolló el país, solo unos cuantos se enriquecieron. Así la Fil tendría una venta falaz de libros, pues se enriquecen ellos, pero no se enriquece la lectura y la cultura; la gran mayoría de la gente no compra para leer, sino para adornar sus casas de libros y aparentar riqueza intelectual.

Realizamos una encuesta de tres días a la gente que salía con paquetes de libros  comprados en la feria; contestaban:

- “para enriquecer y renovar mi biblioteca particular”
-¿No los vas a leer?
-“Cuando tenga tiempo”.
-¿Qué libros más has comprado?
-“Lo que está de moda, libros de autoayuda”.

He ahí la perversión del fomento del libro y la lectura, nuestra “marca Perú” en lectura, va consolidando la estupidización de nuestros niños y jóvenes. Comprar libros solo porque la TV basura los pone de moda ¡Y qué libros!

LOS LIBROS MÁS VENDIDOS

"Diario de una vaca descarriada", de la farandulera Wendy Ramos de “Patacláun”, que trata de sus problemas personales y algunas pastillas al peor estilo de Belmont, por ejemplo: “No se me pasó el tren. Yo dejé pasar ese tren (…) tomé otro tren que me gustaba más (…) (También tomé aviones, barcos, helicópteros y caminé un montón)”.

Otro libro: “Pecho frío”, del indefinido sexual Jaime Bayly, trata también de su vida privada y sus aberraciones de alcoba, que besa a un animador en la boca porque le gustaba y luego se convierte en  líder de un movimiento homosexual. Este tipejo habría dicho; “escribo un par de huevadas y el público me admira”.

Entiendo que sus seguidores solo pueden ser aquellos adictos al morbo de la TV basura y aquellos que van a las ferias gastronómicas a ingerir “chancho al palo”. Es obvio entonces que lo compren y, generalmente no es para leer, sino para culturizar su sobaco y sentirse como él: un estúpido y ridículo amoral irreverente injuriador.

Así,  la gran mayoría de la venta –que no vale la pena seguir en la nómina- está cargada de farandulerismo morboso. La FIL, aparentando un lugar agradable, lleno de “cultura”, en la práctica es un lugar para engañar lectores. Pretenden consolidar la siembra de una nueva servidumbre lectora de la chabacanería y el morbo de la vida de los faranduleros como nueva clase social. Ni siquiera se dan el trabajo de traficar el morbo y el farandulerismo, lo venden abiertamente. No hubo ningún espacio de la feria que no haya estado mezclado de morbo y burla a los niños y jóvenes, impulsando el narcisismo literario, fieles a los usurpadores del saber: los faranduleros “escritores”.

¿POR QUÉ SE PRODUCE ESTE FENÓMENO?

Son los logros de la TV basura. Nuestros niños que viven prendidos al televisor, se convierte algún día en adultos, pero un adulto sordo de por vida a los estímulos de la lectura y la cultura escrita. A los 25 y 30 años de edad, los estamos viendo ahora, adultos totalmente empobrecidos culturalmente, educados por la imagen de la TV basura, marcados para toda la vida por una atrofia cultural, fácil de ser manipulados.

La “cultura” audiovisual, es una potente cultura de la incultura. Y, esto, hace años, lo viene advirtiendo el culto profesor Edgardo Vásquez Arbildo. Gran amigo.
Estamos pues ante un nuevo tipo de ser humano que necesita el sistema para perpetuarse; forjado por la televisión, que es su principal instrumento de educación y cultura capitalista, ya que la TV sería la primera escuela del niño, que lo convierte en un hombre que no lee.

LA FIL, CAMPEONA INTELECTUAL DE LA CLASE MEDIA o pequeña burguesía FARANDULERA

Se une a la TV basura para estupidizar a nuestros niños y jóvenes, cuyos organizadores, increíblemente propalaron más tarde el argumento de que “era, en general, el orgullo y el deseo de poder contribuir con el fomento del libro y la lectura”;  a fin de cuentas, el más caro de todos.

Ya sabemos entonces, por qué estos librejos fueron los más vendidos. Las personas que solo ven telebasura, se acostumbran y siguen a esos personajes, por tanto carecen, reitero, de cultura literaria; en ese sentido, es obvio que compren tamaña literatura porque es lo que conocen.

Estamos indudablemente frente a una TV como hampa mediática farandulera que nos está atrofiando el cerebro.

Entonces me preguntarás ¿Por qué lo ves? Claro, por qué lo vemos ¿HAY QUE DEJAR DE VER TELEVISIÓN?, de la forma cómo lo estamos haciendo y buscar otras formas de sociabilización junto a nuestros hijos. Ver la TV de manera crítica y reflexiva.

¿QUÉ HACER?

Frente a las críticas, aparecen discursos condicionados y pervertidos por el sistema, acusándote de “envidioso”. Mire, no solo la plata corrompe, sino también el figuretismo, donde el “intelectual” pretende ser más famoso.

Es hora que el arte y la cultura, la literatura y el teatro se indignen, basta de hacer arte anodino, neutro o apolítico. Arte que sin perder su belleza y buen gusto, tenga un alto contenido educativo para sensibilizar, desarrollar el sentimiento peruano y la conciencia a favor de una Sociedad mejor. La educación se ponga al servicio de la forja de una educación transformadora.

Bertolt Brecht, jamás creyó en la inocencia del escritor. Nos dijo con mucha certeza y verdad:

“¡Por cierto que vivo en una época sombría! El verbo anodino no es más que tontería...... ¡Qué tiempos éstos, en que hablar de árboles es casi un crimen, pues implica el silencio de tantas fechorías!”

No resulta apropiado que el artista y los escritores digan cualquier cosa, so pretexto de que así lo sienten. Esa actitud les pone de lado de este sistema corrupto, morboso y mafioso. Brecht, se burlaba de los supuestos estéticos y alejados de lo político: "Así, es una verdad que las sillas son un asiento para sentarse y que la lluvia cae de arriba hacia abajo".  

Es hora de rechazar toda forma de arte que implique un consentimiento al orden existente. La lucha por la transformación de este sistema genocida, ya ni siquiera puede ser por cuestiones ideológicas y políticas, sino por moral, por dignidad y por justicia.




viernes, 10 de agosto de 2018

PEDAGOGÍA PARA LA TRANSFORMACIÓN Parte XVIII


PEDAGOGÍA PARA LA TRANSFORMACIÓN Parte XVIII
-Crisis de la educación: causas y soluciones-
                                                                       Por Carlos Villacorta Valles
                                                                                odesi12@yahoo.es




3.17. TRANSFORMAR LA SUBJETIVA ÉTICA-MORAL VIGENTE EN ETICA-MORAL CIENTÍFICA LIGADA A LA VIDA.

La moral dominante en nuestra sociedad, es la moral burguesa. Una moral corrupta a todas luces; determinada por la conciencia capitalista, cuyas características amorales son la ambición desmedida, el individualismo y el egoísmo: primero el dinero después el ser humano.

Sin embargo,  sus libros de autoayuda, declaman pomposamente que hay que practicar la solidaridad, el respeto, el amor, la responsabilidad, la inclusión, la tolerancia, la equidad y la democracia. Pura ¡Hipocresía! Sus libros de autoayuda exacerban el individualismo morboso.

La moral es un problema de principios, ideología y política. Es conducta proba: palabra dicha palabra hecha. El que intriga y calumnia, el que habla mal a espaldas del otro, no es ético. La buena moral es abierta, transparente y sobre todo ejemplificadora. Es patético escuchar a un Presidente de la República, a un congresista o funcionario público dar consejos de moral. Nuestra prédica moralista debe estar respaldada por los hechos.

Los peores están en el comercio y las empresas: estafan, corrompen, se apropian del trabajo ajeno y pagan bajos salarios, compran barato y venden caro, lucran con el dolor y mancillan la dignidad de las personas. Les siguen el Poder Judicial, congresistas y burócratas del Estado piden dinero por trámites ilegales o favoritismo.
Ahora bien, el “Museo de la Memoria” no sólo debe recordar crímenes de lesa humanidad productos de la guerra, sino también crímenes contra la ética y la moral -¿Alcanzaría en el museo?- Empezando por Vargas Llosa, que nos recuerda su amoral papel en la Comisión de investigación de los periodistas asesinados en Uchuraccay, cuando dejó entrever la imprudencia de los periodistas; culpó a comuneros sabiendo que eran soldados del ejército disfrazados de comuneros.

La ética capitalista señala que, para que la sociedad cambie, “primero tiene que cambiar uno” ¿Por qué no cambian ellos entonces y dejan de explotar al pueblo? Esta afirmación sólo tiene el 1% de verdad. La ética está determinada por la estructura del sistema económico-social que impera y, para que esa sociedad cambie, debe cambiar esa estructura. Sin embargo, el hombre también es una individualidad activa y, como esta ligado a esa sociedad por diversos intereses y mantiene relaciones diversas con los demás trabajadores, influye también en su transformación. Sociedad-individuo e individuo-sociedad es una interacción dialéctica. 

La ética capitalista o moral burguesa, sitúa en el plano subjetivo, abstracto y metafísico los cambios, los valores, la moral, la vida misma. Por ejemplo, los alumnos reciben miles de clases y conceptos sobre la solidaridad, el compañerismo, la responsabilidad, la veracidad, el amor, etc., sin embargo, cuando lo practican y logra cambiar en este sistema, es decir es bueno, educado, respetuoso, leal y honrado, mayormente se le considera “un tonto”, lejos de ser un hombre “digno”.

En este sistema capitalista, con el tipo de ética que desenvuelve, los sentimientos del deber y la virtud de cumplirlas se pierde, porque los que están llamados a cumplirlas en primer orden no lo hacen. Por ejemplo, si robas un dólar vas a la cárcel, si robas cien mil dólares, tienes tu casa como cárcel, pero si robas un millón de dólares te felicitan y te protegen y estás listo para ser congresista, alto funcionario y si tu robo es internacional, estás listo para ser presidente de la República.

No cumplen ni la ley ni las normas, pero, eso sí, la imponen a los demás, sobre todo a los pobres. Acatar una norma es un acto de cumplimiento, pero imponerla contra la realidad y el equilibrio es un acto de injusticia. Lo justo es siempre ético, porque tiene que estar por encima de las imperfecciones de una norma. Su cumplimiento implica conocimiento, amplitud de criterio y sobre todo equilibrio con la realidad, no obediencia ciega.

Por estas razones, es de vital importancia impulsar la práctica de una ética científica ligada a la vida; crítica contra el sistema actual para su transformación. Una “ética futurista”, porque es una nueva moral, una nueva forma de ver las cosas, una nueva actitud frente a los problemas. Es la voluntad de vivir en lucha contra las injusticias. No mirada impasible, no individualismo, ni egoísmo, ni hipocresía. Combatir a favor de la razón y reconocer cuando no se la tiene.

El mayor bien de la ética es no hablar en su nombre sin merecerlo. Que falsos son aquellos que dicen que por ética lo hacen o dejan de hacer algo. Y, lo patético, hacen cosas indignas.

Los docentes y toda persona de moral intachable, tienen la responsabilidad moral y ética de sembrar ejemplos de conducta de transformación e impulsar por cierto la forja de la educación transformadora. Todo es un proceso, sólo hay que iniciarlo, siempre pensando en la perspectiva de una Sociedad Mejor.

3.18. TRANSFORMAR NUESTRA FORMA PASIVA Y RECEPTIVA DE VER LOS PROGRAMAS DE TV EN UNA FORMA INTERACTIVA, CRÍTICA Y DESALIENANTE.



Ya lo dijimos, la TV impulsa el individualismo y el consumismo de manera inmoral, sus imágenes y prédicas de autoayuda y sus resultados son visibles. El libro más vendido en la última Feria Internacional del Libro (FIL), es de autoayuda.

No hay que olvidar, que el principio básico del capitalismo es la autoayuda: individualismo y egoísmo; que son actos corruptos, y para imponerlos, se van a utilizar todos los mecanismos necesarios, atropellando a quien sea.

El instrumento fundamental son los medios de comunicación e información; principalmente la TV., difunden el mito del “paraíso capitalista” y calumnian otro tipo de ideales sin detenerse ante nada ni nadie. Indudablemente es una TV anestésica. Es una patrulla de programetes y espacios comerciales a favor del consumismo y con normas de conducta a favor del sistema.

 Prácticamente es un manual de educación y formas de comportamiento del modo de vida falso, que se burla del telespectador, así como se burlan y denigran entre ellos y a otros; ridículos comediantes mediocres, en programas cómicos también mediocres, “hombres” vestidos de mujeres a quien también la denigran; siendo lo peor, los disfrazados de mujeres andinas, que sólo la cultura de la incultura peruana. Educación y cultura, nada.

Nos “divierten y entretiene” insultando, falseando, mutilando y escondiendo nuestra realidad, donde lo noticioso-periodístico se mezcla con lo farandulero y el violentismo diario; donde nada parece lo que es y a la vez es.

Las propagandas comerciales son trozos de conducta alienante en sus consignas e imágenes; casi todas estimulan el morbo: Por ejemplo la propaganda y promoción de la cerveza, sus imágenes y escenas nos muestran al hombre conquistador si toma sus cervezas. Una cerveza atrae una mujer. La mujer siempre como objeto sexual, ahora como incitación al alcohol.

 Sólo importa las ganancias millonarias y no la salud mental de nuestros pobres niños.

Las telenovelas, que son los jales para las amas de casa y ahora para toda la familia, nos siguen mostrando la incorrecta concepción de que el fin último de la mujer es pescar un buen marido para alcanzar la felicidad. En medio de conflictos simplones y desenlaces lógicos, nos esconden los verdaderos conflictos de clase.

Los docentes y principalmente los padres de familia, deben esforzarse con paciencia y habilidad, reducir el efecto alienante y deplorable de este medio masivo de control mental y sus efectos nocivos contra la búsqueda permanente de nuestra identidad cultural. No se trata de prohibirla, sino de dosificarla.

Una crítica constructiva, juiciosa y desalienante es un trabajo permanente a realizar con nuestros hijos y alumnos en general. Cuidado con la apología del delito a través de la TV y la degeneración de la conciencia.

Sin embargo, también hay que saberla aprovechar: Por ejemplo enseñar a discernir y discriminar lo fantasioso de la TV con el mundo real; también a incrementar su vocabulario; hacer que nuestros niños nos narren lo que han visto y, sobre todo fomentando el desarrollo de su pensamiento crítico, aprendiendo a analizar lo que ven, separando lo positivo de lo negativo.

Tres medidas que pueden orientarnos para hacer algo a favor de nuestros hijos:

      1.- Disminuir las horas de ver TV y fundamentalmente clasificar los programas a verse, sin ser impositivos, dejando cierto nivel de apertura y libertad para que nuestros hijos desarrollen su iniciativa y vean los programas que los inquietan. No prohibir, pero si dialogar. Es infantil pretender alejarlos del mundo que estamos viviendo o impedir que disfruten de algo que está a la vista; hay que presentarles posibilidades. Para ello nos sirve el tercer punto de estas sugerencias.

      2.- Buscar la forma cómo estar pendientes de ellos. No necesariamente con la presencia, sino estableciendo criterios de diálogo y normas antes y después de ver TV.

      3.- En los diálogos con nuestros hijos y nuestros alumnos, siempre hay que buscar que ellos tengan una buena opinión de sí mismos, se tengan confianza y sobre todo que sepan distinguir lo positivo y negativo, lo real y lo imaginario, lo falso de lo auténtico y a ser creativos y críticos, para no dejarse influenciar fácilmente. Enseñarles a debatir y discutir en forma franca y sincera sobre todos los problemas sociales. Ya sé que no es fácil, pero hay que esforzarnos.


miércoles, 8 de agosto de 2018

Poesía VIVIR INDIFERENTE


Vivir indiferente

Vivir indiferente
Es como estar cautivo de la nada,
estrellados en los árboles viejos,
arrojando la luz de nuestra consciencia,
que contamina como un fiasco en el aire.

Vivir indiferente
Es como haber devuelto nuestra existencia
pero seguir en vida con lo incierto
junto a traficantes del pensamiento.
Enterrados caminantes.

Fanáticos de lo absurdo,
sonreír al genocidio de niños.
Soberbios bañarse en olas de sangre.
Egoísmo puro y deleznable.

Vivir indiferente
Es ser víctima y victimario
de un sistema que asesina de paz y hambre,
desmenuzados en el mercado.

La indiferencia
Es la peor de las traiciones.
Testigo podrido.

Lo dejo por escrito
por si quieras enterrar tus cicatrices
y tocar el sol
y subir a bordo de la ternura combativa.
(Carlos Villa Valle)

viernes, 3 de agosto de 2018

DISCURSO PRESIDENCIAL PERUANO SIN EDUCACIÓN Y CULTURA EL 28-07-18


Discurso presidencial sin educación y cultura
Pobre nuestro país
                                                                                                 Por Carlos Villacorta Valles
                                                                                                        odesi12 @yahoo.es



197 años de corrupción. Pobre de nosotros, somos un país más de discurso que de observación y reflexión, somos más de papel que de realidad, soñamos sin sustento, celebramos el fracaso y ensalzamos la nada, creemos mentiras como verdades ¿Cuánta educación y cultura nos falta? Estamos presos del “pensamiento débil” y la “cultura de la incultura”*, somos de los que no entienden que no entienden: el Presidente Vizcarra da un discurso para la calle para aplacar la indignación y frenar las luchas populares contra la corrupción y nos sentimos conformes, es más, celebramos y creemos los grandes titulares de la prensa basura: “Vizcarra acata mandato de la Nación”, “Vizcarra ha puesto al fujimorismo contra la pared”.

El discurso fue una verdad a medias, con silencio total sobre educación y cultura, peor aún, silencio total sobre economía, y todavía decimos, “pobrecito Vizcarra, no le hubiera alcanzado el papel y el tiempo, lo central es la reforma judicial”. Un discurso sin responsables.

En este sistema donde dios es el dinero y prima el individualismo y la reciprocidad corrupta, es difícil encontrar responsables ¿Podrá este sistema tener abogados impecables? ¿Políticos probos? La lucha por el poder y el control económico arma su poder político y poder jurídico, quien controla el poder económico lo controla todo, si bien se disputan el control, al final todos pertenecen a la misma red de corruptos. El sistema los amamanta, el dinero los alimenta y tonifica, sobre todo el dinero del Estado; la clave es la Constitución. Por ello Vizcarra, ni por asomo habló de una Nueva Constitución; como furibundo neoliberal, defiende la de 1993 que entrega nuestras riquezas a la voracidad privada principalmente extranjera y consagra al Estado al "principio de subsidiariedad" de la actuación del Estado en economía .

En otras palabras, este gobierno tiene el objetivo –el discurso del 28 lo demuestra- de desviar el descontento social hacia las formas jurídicas –por no decir hacia las ramas- y aplacar el cuestionamiento de todo el tinglado jurídico y político corrupto sobre el que se sostiene la oligarquía peruana; se saca con un discurso general y amañado, la discusión sobre la crisis orgánica-estructural que vivimos, originado desde la aplicación del modelo económico neoliberal de 1990 y, en especial 1993, contra las necesidades de nuestro pueblo que cada vez se hace más difícil sobrevivir. Claro, que se puede esperar de ellos.

Vizcarra, según el discurso leído, busca también canalizar la contradicción entre la justicia y el parlamento hacia la nada, porque promete reforma del poder judicial y la no reelección de congresistas sin tocar un pelo la Constitución del 93, solo buscando recuperar la legitimidad de las instituciones del Estado, que, para el poder económico es vital, pues a través de ellas ejercen su poder y control de la ciudadanía, por no decir, explotan y oprimen a nuestro pueblo. Claro, los inversionistas necesitan confianza y estabilidad institucional. Para ello, están dispuestos a sacrificar a la “señora K”, pues, alfiles tienen un montón. Dictaduras disfrazadas de democracia.

Estamos advertidos, como dice el irónico chascarrillo “hay que sacar los baños del congrezoo porque los congresistas no hacen ni mi(…)da, y ponerlos en “palacio”, porque ahí lo están ca(…)do”. Corren pues, tiempos de grandes farsas y elegantes mentiras y, ojalá también, tiempos de conspiraciones.

Con las reformas planteadas que nos subordinan a los que controlan el poder económico, indudablemente los políticos poderosos se volverán más poderosos y los ricos más ricos, y nosotros celebramos. Siguen mañana las ratas. Avanzamos a una nueva, pero vieja oscuridad.

Si bien, las sirenas del “referéndum”, el “diálogo” y la “institucionalidad” de los de arriba nos encandilan,  no debemos bajar la guardia, seguir hablando claro y antisistema, sin temor a los motejos y calumnias,  porque hay que reconstituirlo todo, profundizar la movilización social, profundizar la auto organización y hacer que nuestro pueblo se imponga en el escenario, si hay que imponer el “voto voluntario” hay que hacerlo. Si hay que impulsar una Asamblea Constituyente en perspectiva de un gobierno de los trabajadores, campesinos, pueblos originarios, etc., por y para la construcción de una sociedad libre de corrupción y con justicia para todos, sin explotados y explotadores, hay que hacerlo.

La corrupción es consustancial al sistema de explotación, forma parte de su estructura y desaparecerá cuando indudablemente desaparezcan este tipo de sistemas.  Los teóricos burgueses y los defensores gratuitos del sistema nos desvían de este tipo de análisis, porque se han adaptado al sistema corrupto, parasitan alegremente y no pueden pensar otra forma de vivir. No debe sorprendernos entonces, que la defiendan y, con su retorcido y desviado pensamiento utilitario no encontrarán ningún “servicio” o “favor” desinteresado, siempre buscarán su prebenda, su utilidad.

Nuestro pueblo no pide reformas, sino Nueva Constitución y cambio estructural. Con reformas no se extirpa el cáncer, pueden ir miles de corruptos a la cárcel, pero si no se resuelven los problemas de fondo, el futuro seguirá siendo una m…

La educación y la culturan seguirán…

-Como servicios y no como derecho, tenemos más de 1 millón 413 mil peruanos analfabetos, sin derecho a la educación, sumados a los más de 8 millones 612 mil jóvenes y adultos sin poder culminar su educación básica (1).

-Una educación Pública que, en los últimos 28 años, están profundizando su privatización, por ejemplo, según MINEDU, desde 1995, la matrícula en educación del Estado ha bajado hasta el 0.49% al año, mientras que el sector privado aumentó en un 4.75% al año.

-Si bien el presupuesto en educación -el llamado “Presupuesto Institucional de Apertura” (PIA)- nos dicen que ha crecido al 3.5%, pero técnicamente el PIA es un referencial. El firme es el “Presupuesto Devengado” o realmente ejecutado y, hasta donde informa el Minedu y da cuenta el MEF, los gastos del Ministerio de Educación solamente llegan al 42.5% de su disponibilidad presupuestal y los Gobiernos Regionales, el 52.5%. En buen romance, la educación no llegaría al 3.5% del PBI, porque su tendencia es a la privatización.

-Con respecto a los docentes es peor todavía, la política magisterial, que lo consideran central dentro de su supuesta reforma, si bien ha generado algo de aumento salarial, sin embargo, furiosamente ha desregularizado –norma neoliberal- su fuerza de trabajo, desconociéndolos inclusive como profesionales de la educación, lo que los lleva más al fondo de la escala profesional: los docentes actualmente son considerados como simples aplicadores de “sesiones de aprendizaje” impuestos desde Lima, envueltos en un mar de papeluchería que grita su desprofesionalización.

Ahora bien, del 6,6% de docentes contratados hasta el año 2000, la desregulación lo ha elevado a más del 30% de docentes contratados (MINEDU), más la amenaza de los exámenes punitivos donde desaparecen los nombramientos y cuyos contratos solo duran tres años. Lo que significa, menor costo en la mano de obra del docente contratado y el ingreso de profesionales de otras carreras; al mismo tiempo, mayor manipulación de los conflictos magisteriales, pues el contratado es renuente a la lucha magisterial.

-En materia curricular, se impone a los docentes a seguir las “rutas de aprendizaje” impuesta también por la UNESCO, recogida de la práctica de la educación española ya venida a menos y, en ellas se pretende imponer la “ideología de género” que es una imposición de la UNESCO (3), en un desarrollo curricular que se teje y desteje al mismo estilo Penélope; mientras la falta de museos locales y  regionales, la falta de bibliotecas comunales que las que existen se las cierra, la abrumadora carencia de materiales educativos de calidad, una infraestructura escolar que se cae a pedazos y vulneren y etc. Brillan negativamente.

Sobre la cultura hacia el Bicentenario

Así como todos los 28 de julio se celebra una farsa independista, cuyo historicidio aleja a los que realmente fueron artífices de esta lucha libertaria desde Manco Inca hasta los montoneros que dieron su vida por una patria libre; el Bicentenario será un pasado glorioso de libertad y un presente oprobioso de nuestros hermanos originarios y nuestro pueblo en general, con un Estado que administra la cultura de la incultura, que gobierna para los empresarios y el capitalismo que detesta la libertad que no sea suya, que le interesa un pepino la cultura, la educación, la seguridad y la pobreza; que asesina disidentes y se refocila en políticas de hambre y miseria, delincuencia y corrupción y el genocidio de niños. Un Estado gobernado por delincuentes disfrazados de políticos.

Nos sobran motivos para indignarnos y organizarnos y acabar este estado de cosas. El espíritu de las fiestas patrias y el Bicentenario deben estar llenos de reivindicación e indignación. Que el discurso presidencial cautivo y ausente de educación y cultura no melle nuestra capacidad de lucha por una patria mejor.

NOTAS
*El filósofo italiano Gianni Vattimo puso en circulación el concepto de 'pensamiento débil' ('Il pensiero debole', 1983), que abre espacio a la cultura de la incultura. Que replica en el Perú nuestro gran amigo y camarada Edgardo Vásquez Albildo.
(1)Educación de jóvenes y adultos a lo largo de la vida. Lima. Memoria del Encuentro Nacional sobre la Educación de Jóvenes y adultos, p. 53.
(3)http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/FIELD/Mexico/informe.pdf

viernes, 20 de julio de 2018

¿Y DÓNDE ESTÁ LA RAÍZ DE LA CORRUPCIÓN?


¿Y DÓNDE ESTÁ LA RAÍZ DE LA CORRUPCIÓN?
La corrupción como el acto más repudiable de la cultura de la incultura
                                                                                                                  Por Carlos Villacorta Valles
                                                                                                                        odesi12@yahoo.es


Según la RAE (Real Academia Española), corrupción es la acción y efecto de corromper (depravar, echar a perder, sobornar a alguien, pervertir, dañar).  Es la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de las organizaciones, especialmente las públicas, en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores. Es decir que, la corrupción no es un término solo aplicable a la actividad pública, sino también a la privada y de manera práctica al provecho personal, lo que la hace casi absolutamente individualista y egoísta.

Así, la corrupción es la deformación de la toma de decisiones de una mente con ambición descomunal por el dinero y la recompensa. Una mente capaz de trasgredir sus valores y principios con tal de obtener lo que busca, especialmente obtener más dinero o enriquecimiento; se desvía o exige desviación del criterio correcto de sus decisiones, más aún, si tiene poder.

Ahora bien, la ambición, el deseo de poder no es exclusividad de las cabezas o altas esferas, sino de todas las gentes, cuyo instinto está siempre latente; es su nivel cultural y educativo y, sobre todo ideológico al servicio de los más necesitados, bien practicado, impide las malas prácticas y la corrupción. Lo demás, es cultura de la incultura, de lo más deleznable.

Pero, ¿dónde está el origen de la corrupción?

Los religiosos y los moralistas, afirman que la corrupción está en la naturaleza humana, dicen “el hombre es corrupto por naturaleza”, “la corrupción es inherente al ser humano”; para fortalecer su dicho se remontan a la antigüedad “siempre hubo corrupción”. Eva –la primera mujer- fue la primera corrupta, por aceptar un soborno y sobornar a su pareja para que sean igual a dios. Grandes políticos, defensores del capitalismo, fortalecen este nivel de pensamiento, el más conocido Winston Churchill, primer ministro del Reino Unido, justificando esta postura conceptual decía que había de reducir la corrupción a su mínima expresión para que “sirva de lubricante al funcionamiento de la máquina de la democracia” ¿Parece cierto, no?

Yo respondo con un contundente NO; si bien el hombre nace con todas las posibilidades en su fuero interno, no significa que irremediablemente será corrupto, delincuente o deformado social y mental; hasta atreverse a pensar de esa manera es una forma corrupta de pensar, pues se la justifica abiertamente; lo que significa que toda  sociedad es corrupta, y, si es su naturaleza, por tanto, está eximido de responsabilidad ética o política. Fatal ¿No es cierto?

Si analizamos el concepto de corrupción y sus implicancias, este exacerbado deseo de poseer dinero y poder se manifiesta con claridad con la aparición de la propiedad privada y, con ella el esclavismo, el feudalismo y ahora el capitalismo. En buen castellano, cuando aparece el sistema de explotación del hombre por el hombre: explotados y explotadores;  sistemas que tendrán como objetivo central acumular riqueza a costa de cualquier cosa,  el embrutecimiento de la gente y el control y mantención de ese poder económico. La educación y la cultura se convierten en los principales instrumentos de forja de cultura de la incultura, donde el hombre de éxito es el que llega a tener poder económico y con ello poder social.

Así pues, la corrupción es consustancial al sistema de explotación, forma parte de su estructura y desaparecerá cuando indudablemente desaparezcan este tipo de sistemas.  Los teóricos burgueses y los defensores gratuitos del sistema nos desvían de este tipo de análisis, porque se han adaptado al sistema corrupto, parasitan alegremente y no pueden pensar otra forma de vivir o de luchar por un nuevo sistema más humano y más justo. No debe sorprendernos entonces, que la defiendan y, con su retorcido y desviado pensamiento utilitario no encontrarán ningún “servicio” o “favor” desinteresado, siempre buscarán su prebenda, su utilidad, por ello, estos mismos sujetos han acuñado que la honestidad en este tipo de sistemas es una tontera, quién no busca acumular todo el dinero que pueda y a costa de lo que sea es un fracasado, un ser sin aspiraciones y lo dicen sin sentir culpa alguna.

La corrupción como rasgo principal de un sistema donde el dinero es el dios

En el confesionario, un capitalista le dice a su confesor: “padre, rogaba y rogaba a dios tener un carro último modelo, la plata no me alcanzaba, entonces, como por esa vía no lograba, utilicé la garantía del Estado para conseguirlo, gracias a dios y con ayuda de un gran amigo congresista logramos que la deuda prescribiera y no le pagué al Estado”. El cura le responde: “hijo, dios te perdona, pero no lo vuelvas a hacer”.

Un patético caso de promoción de la cultura de la incultura de este sistema, no solo porque las actividades corruptas –tomadas como pecados- dios los perdona, sino porque nos da la facultad de seguir haciéndolo, y hacerlo sin sentimiento de culpa, y siembra también la dañina inferencia de que, “si todos lo hacen”, “yo también entonces lo puedo hacer”. Así pues, en este sistema, hasta el perdón tiene precio, el que tiene plata lo compra.

De esta manera, también se siembra la indiferencia y el acomodo: si a mí la injusticia y la corrupción no me hace daño, no me importa lo demás; solo recién cuanto me toca, pienso en lo injusta y corrupta que es la sociedad; habla en general y, no apunto a la gente que controla el poder económico.

Entonces, instalados el individualismo, el egoísmo y la acumulación de dinero como prioridades culturales en este sistema, el que puede sacar ventaja de algo lo hará, sin importar normas, ética y principios, de lo contrario no podrás hacer un buen “negocio”. Así será en el primer sistema opresor: el esclavismo, cuyas formas de corrupción abierta de vender y comprar personas, no tendrán el más mínimo de remordimiento y violación de los más elementales principios de la dignidad humana.  En el feudalismo, la propia iglesia en nombre de dios, realizará estas prácticas sangrientas de corrupción abierta. En el actual: el capitalismo o imperialismo, como podemos observar y vivir, la esclavitud en algunos países se sigue con esta práctica de degradación del ser humano, -principalmente con los migrantes, obreros y campesinos- pero en la gran mayoría de países se ha tecnificado y sofisticado, que nos parece algo normal, porque la educación nos lo muestra de esa manera. Por ejemplo: Es inaudito mirar impasible que millones de niños y jóvenes no tengan la más mínima posibilidad de estudiar por falta de recursos económicos y haya sujetos que en su cuenta tengan más de 80 mil millones de dólares.

El mercado capitalista todo lo atrapa, hasta la diversión más franca, si le ven posibilidades económicas la engullen, el caso más patético es el fútbol: tras una pelota corren billones de soles; actualmente el auge de las apuestas futbolísticas desvían la decisión correcta de árbitros y jugadores; éstos pueden apostar anónimamente, luego influir en los resultados con su actuación en el campo.

¿Se resolverá la corrupción?

Reitero, en este sistema no, a lo sumo se paliará. En este sistema, el dinero corre a raudales y corroe también a raudales. La irrupción e invasión capitalista, con su revolución industrial, extendió el comercio y la especulación y por tanto el soborno y la corrupción. La supuesta lucha anticorrupción sigue una lógica simplista, castigar a los de abajo y dictar leyes que nadie cumple, para supuestamente fortalecer la institucionalidad. Una justicia hecha a la medida de la injusticia de los de arriba. Sólo se verán: Normas sociales y jurídicas que fortalezcan la institucionalidad y “sanción ejemplar” a “chivos expiatorios” como peces gordos visibles.

En un sistema como el nuestro donde prima el individualismo y la reciprocidad corrupta, es difícil encontrar responsables. La élite mayoritaria tiene su dote económica para pagar su “pecado” y su “perdón” o pertenecen a la misma red de corruptos. El sistema los amamanta, el dinero los alimenta y tonifica y, sobre todo el dinero del Estado.

Algo que daría más resultados sería: la organización de la población no comprometidas con partidos políticos y ante ellos una clara rendición de cuentas de los gobernantes y burócratas institucionales que, de no hacerlo, existan órganos ejecutivos y probados de esa misma población organizada para sancionar a los corruptos, limitando o neutralizando la impunidad. Claro dentro de la ingenuidad mía, porque el propio sistema capitalista es una gran mafia corrupta, que funciona en cadena y en redes de reemplazos de corruptos, donde la prevención es casi imposible. El sistema corrupto no solo necesita de antídotos, sino de cambio estructural, es decir desde la raíz. Eso los asusta, por eso desacreditan las acciones radicales.

Hay periodos en que el sistema nos muestra su peor rostro corrupto. Eso es lo que está pasando actualmente en el Perú. Nos muestra la peor cara: la corrupción como el acto más repudiable de la cultura de la incultura.







viernes, 13 de julio de 2018

PEDAGOGÍA PARA LA TRANSFORMACIÓN Parte XVII


PEDAGOGÍA PARA LA TRANSFORMACIÓN Parte XVII
-Crisis de la educación: causas y soluciones-
                                                                       Por Carlos Villacorta Valles
                                                                                odesi12@yahoo.es



EL DOCENTE DEBE SER AMIGO, MAESTRO Y DISCÍPULO DE SUS ALUMNOS. Ello va a generar necesariamente, una disciplina consciente y racional, justa y voluntaria.



3.15. TRANSFORMAR EL SISTEMA EDUCATIVO MUY DESARTICULADO EN SUS NIVELES INICIAL, PRIMARIA, SECUNDARIA Y SUPERIOR EN UN SISTEMA INTEGRADO.


El Perú es un país sometido y subyugado al imperio del capital extranjero, que es lo que complica el desarrollo de su personalidad y complejiza aún más su multiculturalidad y le hace sumamente indefinido, fragmentado y difícil.

Todas sus políticas son impuestas desde afuera, lo que nos desarticula completamente con la realidad, reflejándose muy pronunciadamente en el ámbito de la cultura (principalmente medios de información como la TV y la información radial) y la educación, que son los instrumentos más utilizados para debilitar y deformar nuestra personalidad como nación y como ciudadanos auténticos y libres. Esto no es novedad, todo el mundo lo sabe.

     Particularmente en educación, aparte de los miles de problemas que afrontamos por esta situación, tenemos el problema muy común, cual es el de la desarticulación de los niveles educativos y lo que es peor, el Ministerio de Educación no tiene o por lo menos no se conoce un programa o política tendiente a resolverlo.

      Hay una insuficiente e inadecuada relación de niveles educativos. Inicial, primaria, secundaria y superior cada uno por su lado. Desarticulación por todas las esferas académicas, en todos los niveles educativos y sobre todo entre la educación y la sociedad. Cada uno al margen del otro, totalmente desintegrados, con sus responsabilidades propias es cierto, pero, reitero, cada uno por su lado. Por eso el estribillo de que secundaria arrastra los problemas de primaria y, algunos docentes secundarios, socarronamente dicen “los profesores de primaria no trabajan bien” y, los universitarios se quejan de los secundarios. Quejas de sus protagonistas los docentes contra docentes, sin ver el fondo del problema y el sistema que lo amamanta.

      Por ejemplo, la secundaria lejos de ser continuación de la primaria es su otra orilla. Pero, lo más desproporcionado, es el examen de ingreso a las universidades en comparación a lo que se enseña en las instituciones educativas secundarias. Son dos aspectos diferentes que ha creado la necesidad de las academias que, prácticamente se han convertido en otro nivel educativo y el más costoso y el paso indispensable si se quiere ingresar a la universidad. Ahora los niveles educativos son: Inicial-primaria-secundaria-academia y superior. Academia que incluso los pobres estudiantes lo llevan en forma paralela con la secundaria desde el 3er año. Todo el sistema y ambiente capitalista liberal apunta a la universidad, pero no prepara para la universidad.

Actualmente se ha dado en llamar “Educación Básica” a inicial, primaria y secundaria, sin ningún criterio integrador en la práctica, sólo en el nombre.

      Pero, lo más agravante de esta desarticulación se da entre los resultados académicos (educación-aprendizaje) y la realidad (sociedad-capacidad). Experimentar que lo que estudio y aprendo no me sirve para ser eficaz en este mundo de conflictos sociales es desgarrador.

 Ver que otro ocupa un lugar inmerecido, sólo por un cupo politiquero u amiguismo, que es lo mismo decir por corrupción, realmente desacredita mi nivel educativo.

En este sistema capitalista es fácil ser un buen alumno y adquirir capacidad, pero ello no me asegura la oportunidad de ocupar un lugar destacado en la sociedad.

Por esta razón, son los propios docentes de inicial, primaria y secundaria que deben coordinar y articular su trabajo y, particularmente los de secundaria deben desarrollar más trabajo vocacional con sus alumnos, más pegado al mundo de las profesiones. Los propios docentes deben romper esas vallas que los distancian de cada nivel educativo, sin desmerecimientos de ninguna clase.

Se impone pues por otro lado, la lucha permanente por una pedagogía transformadora que contribuya en la consecución de una Sociedad mejor.

3.16. TRANSFORMAR EL AUTORITARISMO DISCIPLINARIO ESCOLAR EN CONSECUENTE AUTODISCIPLINA Y/O DISCIPLINA CONSCIENTE, CON UN REGIMEN DE CORRECCIONES Y ESTÍMULOS DEMOCRÁTICOS.

Si UD. mi querido docente, hace una reflexión profunda sobre la disciplina, se va a dar cuenta que ésta no es un instrumento de educación (conforme a veces se cree). Es al revés, la disciplina es uno de los logros de nuestra educación. Es decir, es el resultado de la educación que brindamos. Por ejemplo, nos cansamos de hacer normas de convivencia, repetir reglas, formas de comportamiento, Reglamento interno. Amenazamos con la sanción, la expulsión, dejar sin recreo, llamar a los padres, etc. Y, la indisciplina sigue igual o peor, sobre todo cuando no estamos presentes.

 La disciplina no es parte de la naturaleza humana, son condiciones que es preciso crear por medio de la educación y la persuasión.

      Por el miedo se puede bajar la indisciplina, es decir la imposición de leyes o reglas, pero el contexto es hostil, indiferente, incumplimiento de aquellos que deben ser los primeros en cumplir, entonces algunos niños y jóvenes retan al sistema con un comportamiento diferente a lo establecido, nos retan a los docentes. ¿Qué se ha logrado? Nada más que un régimen que no sólo no responde a los intereses en nuestro caso de los alumnos, sino también un régimen que no se cumple.

      Es común observar en algunos docentes una doble actitud: Cuando están entre ellos, son alegres risueños y desenvueltos y, cuando entran al aula, se ponen rígidos, serios, con rostro adusto y severo. Se transforman en “autoridad”. “Si no éstos (alumnos) no me hacen caso”. Dicen.

      Ahora bien, tiene que haber una “buena disciplina”, pero ésta tiene que ser racional y justa y el que cumple tiene que estar consciente de ello, es decir participar, proponer y aprobar y luego aplicarlo voluntariamente. Estoy diciendo que el alumno democráticamente debe proponer sus formas de comportamiento, discutirlo y analizarlo en una Asamblea Escolar exclusivo para ello. Es lo justo. Es lo que reclamamos a las autoridades. Son ensayos de una Escuela nueva y mejor en perspectiva de la forja de una Sociedad mejor. ¿Quién lo tiene que hacer? Sólo un docente justo. EL DOCENTE DEBE SER AMIGO, MAESTRO Y DISCÍPULO DE SUS ALUMNOS. Ello va a generar necesariamente una disciplina consciente y racional, justa y voluntaria.

Necesitamos entonces una disciplina consciente y racional, justa y voluntaria. Ante todo democrática ¿Cómo lograrlo?:

      1.- El docente debe hacer el esfuerzo de inculcar a sus alumnos objetivos y metas y cómo lograrlos y cumplirlos.

      2.- Debe entender el docente que la disciplina no es uniforme, cada alumno tiene sus características y forma de trato.

3.- Debe crearse Asambleas Escolares para ello, quien sabe para todo, donde sea el escenario del análisis y la síntesis, de la propuesta y el debate, de la teoría y la práctica, donde se acuerdo y se aplique, para luego volver a analizar lo cumplido y lo no cumplido y sacar lecciones de los errores. Quien piense que el alumno no puede, está equivocado, muchos lo decimos por experiencia. Al principio por supuesto  es complicado, al final lo nuevo se impone.

      4.- En el caso de problemas serios de conducta o aprendizaje, debe formar pequeños colectivos de apoyo: Los amigos solidarios que vienen a ser los guías y asesores del niño y/o joven en dificultad y planificar juntos la alternativa de solución, jugando dialogando y persuadiendo.

       La palabra clave es persuadir, para crear conciencia. Se moviliza toda el aula y, cada logro debe ser celebrado con júbilo también por toda el aula. Al final vamos a tener estudiantes observadores y reflexivos y poco a poco vamos a lograr una disciplina consciente y democrática.

La persuasión y la educación antes que la imposición. Es decir crear la necesidad de la disciplina y luego la autodisciplina.

Cierto nivel de severidad es necesaria algunas veces, pero como parte de la lección. Son los extremos: No es lo mismo decir por ejemplo ¡No lo hagas!, (con violencia y severidad), a decir, por favor no lo hagas, con firmeza y persuasión.

Que el sistema no te deja, pues hay que sacarle la vuelta al sistema; aplicando una pedagogía transformadora, que contribuya con una sociedad consciente y mejor.