viernes, 1 de marzo de 2013

♠ LA LITERATURA NO PUEDE ESTAR MUDA FRENTE A LOS DATOS DE LA OIT Y LA ONU SOBRE EL AUMENTO DE LA POBREZA Y LOS NIÑOS QUE TRABAJAN


AUMENTA LA POBREZA, DATOS QUE MATAN Y NOS MUESTRAN QUE LA SOLUCIÓN ES ESTRUCTURAL: UNA NUEVA SOCIEDAD

Los que controlan el poder económico en el mundo y, en nuestro caso en el Perú, no quieren que se los nombre como capitalistas y mantenedores del sistema capitalista que vivimos. Tampoco quieren que los digan burgueses monopólicos, imperialistas, menos que explotan a sus trabajadores pagándoles una mínima remuneración sólo para que puedan respirar. Según ellos, son “esforzados empresarios exitosos”, “emprendedores”.

Cómo les denominamos entonces, si permiten sin ningún rubor que millones de niños trabajen para ayudar a sus padres a sobrevivir por el bajo salario que los pagan, pese a ser los que producen la riqueza que esos “empresarios exitosos” disfrutan.

Según el último informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), en nuestro continente, Brasil tiene el número más grande de niños que trabajan” -¡Ojo! país más rico de América Latina- Le sigue Perú -¡Ojo! País que recibe mayor inversión de los “empresarios exitosos” y donde se están enriqueciendo más, principalmente minera.
Es lo que señaló ayer miércoles 27 de febrero 2013 la directora adjunta de la OIT para la zona andina, María Arteta.

En un afán comparativo y queriendo parecer menos heródico,  el director del Instituto colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Diego Molano, dijo orondo que “en su país trabajan 1,7 millones de niños, un número menor que en el Perú”.

Pepe Rouillon en ese sentido se pregunta: ¿Quiénes son esos niños? ¿De dónde vienen? ¿Es bueno que trabajen? ¿Qué comprendemos por los niños trabajan? ¿Dejan de estudiar? ¿Rinden bien en sus escuelas? ¿Qué norma y reglamenta la Ley de Educación? ¿Qué opina Ud.?

Por su lado los jerarcas de la ONU y el BM, en el mismo Bogotá-Colombia donde están reunidos para evaluar el “cumplimiento de los objetivos del milenio” nos informan que, mil millones de personas vivirán en la pobreza extrema en 2015, pese al esfuerzo de los “empresarios exitosos” por erradicar este flagelo que es uno de los objetivos del milenio,  y pese a que el 2000 se propusieron que sólo serán 883 millones los pobres extremos, porque si queremos hablar de los pobres en general, pasan los 5 mil millones de los 7 mil millones de la población que tiene el mundo actual. Esto no es un fracaso, simplemente falta de voluntad capitalista para pagar mejor a sus trabajadores y obreros.

La directora global del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark, y el director gerente del BM, Mahmoud Mohieldin, no supieron explicar esta falta de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

¿Cómo los denominamos entonces a aquellos que mantienen y viven de un sistema excluyente, racista, segregador y que condena a sus niños y adolescentes a vivir en la indigencia? ¿Miserables? ¿Canallas? ¿Hipócritas? La literatura no inventa todavía otro tipo de denominaciones más suaves e indulgentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada