domingo, 4 de septiembre de 2011

♠ TRILOGÍA A CÉSAR VALLEJO MÁS UNA NANA FÚNEBRE (Poesía de Feliciano Mejía)


TRILOGÍA A CÉSAR VALLEJO MÁS
UNA NANA FÚNEBRE

I
UN ESTILETE azul
de viento palpa mis cabellos
y corusca mis recuerdos:
El sol asoma aceite
en la piel del día.
La tarde: Sólo un pañuelo agitado.
Y tus ojos repletos de luz, Camarada.
Y ahora, la sombra azulenca,
fría como mármol funéreo, avanza
estilete en el corazón del pinar amoratado.

II
MI NOMBRE como una piedra
repite el eco de la Montaña.
Repite tú mi nombre, también:
para vivir por fin.
Hoy tengo la burbuja del sol
en mi paladar
y me acerco a ti,
como un pedazo de ruido
enquistado en el hielo.
Huelo tu rumor y me siento ahíto,
como cuando uno bebe vino
bajo el sol de verano y se anuncia la noche.
Camina y murmura ni nombre.
Las aves saldrán en turbamulta
a beber las orlas de las nubes.
Nadie sabrá que estamos vivos
y que el dolor es sólo una palabra
arrojada al fuego.
Mi nombre, recuerda, no es sólo una palabra…
Camarada…

III
ACUÉRDATE, CAMARADA, que llevo tatuado en todo el cuerpo
la chispa de la amapola sola entre la yerba verde,
la chispa nerviosa de la liebre huyendo entre las piedras
cuando el profundo eco del cuclillo trepana
el pedernal del silencio incrustado en la fronda;
la candela
en el camino hecho grito: y que puedo llorar.
Y que a pesar de la Sombra,
te miro.

Jauja, 7 de octubre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada