domingo, 12 de octubre de 2014

♠ MEMORIA, POESÍA Y RESISTENCIA CULTURAL

MEMORIA, POESÍA Y RESISTENCIA CULTURAL
                                                     Carlos Villacorta Valles

La invasión genocida española, que vivimos los pueblos de América Latina a partir del 12 de octubre de 1492, fue exterminación y esclavitud con el nombre de “colonia” y, ello, nos convierte en sujetos indignados y denunciadores. Proceso que pasa fundamentalmente por recuperar la memoria. Lo manifestamos con los actos poéticos y artísticos de RESISTENCIA CULTURAL PERMANENTE, particularmente el 12 de octubre, con el afán de recuperar nuestra verdadera historia y cultura en su esencia de AYNI, fraternidad, alternabilidad y reciprocidad. Una sociedad tawantinsuyana comunitaria que repartía a cada quien según su capacidad y según su necesidad, si bien, con todos sus defectos clasistas, pero nadie se moría de hambre y de enfermedades curables.

Esta recuperación, en sí misma y para los demás, debe tener un programa cultural; ¿qué recuperamos? Y ¿Para qué? Debe también poseer sus investigadores, historiadores e intelectuales, artistas, poetas, narradores organizados sólidamente. Empezando por tener bien claro y sencillo, nuestra situación de alienación y dominación cultural.

Ahora bien, el mayor obstáculo que encontramos, es el lazo fuerte que aún existe de las clases que tienen el control económico con el sentimiento “colonial virreinal”, una especie de sentimentalismo ideológico de amor a lo extranjero y que se impone culturalmente a los grandes sectores populares. Por lo mismo que nuestra historia ha sido escrita por los europeos y se transmiten en forma permanente por los medios de comunicación y los libros de historia que se enseñan en las instituciones educativas. La mejor prueba de ello es el titulo que permanece incólume por años y años, “descubrimiento y conquista de América”, cuando realmente fue una invasión.

Los más osados colonialistas dicen “encuentro de dos culturas” y, al decirlo y escribir la historia, saben lo que están haciendo, inmovilizarnos, contentarnos, al final de cuentas, seguir sometiéndonos en una lucha diaria entre colonizador y colonizado. Inmóviles y contentos diremos “eso ya pasó”, con suprema ingenuidad cantaremos “somos libres, seámoslo siempre”, cuando desde el fondo sabemos que eso no es así, pero estamos inmovilizados. Nuestros pueblos originarios, desde el principio y hasta estos momentos de la invasión han resistido, así lo demostraron el 5 de junio del 2009 cuando el gobierno aprista pretendió vender territorios amazónicos, resistieron colectivamente y entregaron heroicamente sus vidas contra tal afrenta, ahora conocida como el “baguazo”.

Frente a esta permanente lucha cultural, que cada 12 de octubre nos recuerda, la poesía y todas las artes, no sólo deben ser creaciones literarias y estéticas, sino ante todo, unidad de acción y dignificación del espíritu tawantinsuyano, unidad dentro de lo divergente. El AYNI debe ser la esencia de este trabajo unitario respetando lo divergente. Los escritores(as) y demás artistas contemporáneos deben alumbrar con su palabra y arte el misterio de la libertad definitiva. Recuperando nuestra memoria y nuestras raíces originarias, exigir nuevas formas de relación interétnica. Así, memoria, poesía y resistencia cultural permanente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada