lunes, 5 de agosto de 2013

♠ LA NOVELA Y LA VIDA

LA NOVELA Y LA VIDA
 Por José Carlos Mariátegui




                 





      SIEGFRIED Y EL PROFESOR CANELLA


I
Si los jueces del tribunal de Turín hubiesen leído «Siegfried et le limousin»,1 de Jean Giraudoux, no les habría pare­cido tan inexplicable e inaudito el extraordinario caso del tipógrafo Mario Brune­ri, reclamado por dos esposas legítimas, con distinto nombre y opuesto sentimien­to. Pero los jueces y los pretores de la Italia fascista ignoran a Giraudoux, no sólo porque la novísima literatura francesa goza de poca simpatía en una burocracia rigurosamente fascistizada, sino porque esta burocracia, malgrado Gentile y Bon­tempelli, positivista y racionalista a ultranza, se mantiene adversa en la novela a todo suprarrealismo. Pirandello mismo encuentra poco consenso en esta catego­ría social de la cual él se ha tomado anticipada revancha, incluyéndola en el material de sus caricaturas.

El misterio de la historia del tipógrafo Mario Bruneri o, más bien del profesor Giulio Canella, puede resistir al análisis concienzudo de un discípulo de Enrique Ferri. Pero se desvanece a la primera inquisición de un lector de Giraudoux. Porque es más fácil reconocer en el tipógrafo Bruneri de trasguerra al profesor Canella de anteguerra, que al escritor francés Forestier en el estadista alemán Siegfried von Kleist. Sobre todo después de haberlo reconocido, con una convicción que no debía consentir a los demás ninguna duda, la señora Canella.

Pero en un país aristotélico y tomista, educado judicialmente por Garófalo y Ferri, un sobreviviente de la guerra, recogido moribundo y amnésico de la trinchera, que durante ocho años ha perdido su verdadera personalidad, no puede ser de pronto reconocido y recuperado por su esposa, ni reconocerse y recuperarse a sí mismo. La policía y los tribunales continuarán atribuyéndole un nombre, una esposa y una personalidad que no son suyas.
II

Leer libro completo en: haciendo click en la imagen de la carátula de la parte derecha de esta entrada...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada