lunes, 25 de febrero de 2013

♠ ESCRITOR SANTIAGO RONCAGLIOLO NOS INFORMA POR QUÉ ESCRIBIÓ ABRIL ROJO


Roncagliolo cuenta cómo el intento de dar sentido al horror le llevó a escribir 'Abril rojo'

"Toda novela es un intento de darle sentido al mundo, o a un mundo", afirmó ayer el escritor Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) en la entrevista que mantuvo con los lectores de ELPAIS.es. El autor peruano, galardonado el pasado mes de febrero con el IX Premio Alfaguara de novela por su libro Abril rojo, dijo sobre la obra galardonada: "Quizá con esta novela trataba de darle sentido precisamente a lo más difícil: al horror, a lo que queda más allá de lo explicable".

Abril rojo retrata la violencia que desencadenó en Perú el grupo terrorista Sendero Luminoso, y el jurado destacó de ella su fuerza dramática y "la originalidad en el tratamiento de un tema político con las peripecias de una novela negra". Roncagliolo explicó cuando obtuvo el Alfaguara que la novela surgió de la pregunta "¿Qué tiene que ocurrir para que una persona decida matar a alguien?".

Ayer, a las preguntas de los internautas, el escritor contestó: "Creo que la violencia se debe a la desigualdad y a que el Estado no llega a todos. La única solución posible es un contrato social más justo pero democrático"; y dijo que "no es posible explicar todo lo que hizo Sendero sin admitir que tuvo apoyo de la población. Cuatro fanáticos con un revólver no ponen en jaque al Estado durante doce años como ellos hicieron". "Pero también creo", continuó, "que perdieron ese apoyo debido a sus excesos, y por eso se les derrotó. Significativamente, los más importantes en esa derrota no fueron las autoridades del Estado, sino los campesinos armados en rondas. Ahora bien, el apoyo que tuvo Sendero venía de gente harta de ver que los políticos cobraban mucho y hacían poco más que pelearse entre ellos".

El escritor habló largamente de su país -"creo que la democracia peruana se suicida con regularidad", afirmó- y concluyó que la garantía de la democracia es acabar con la desigualdad y la pobreza. "Los problemas sociales me persiguen", dijo el autor en un momento de la entrevista. "A muchos escritores no les importan realmente. A mí me importan porque siempre me han caído encima de un modo personal. Viví el exilio, la guerra contra el terrorismo, la dictadura y la inmigración".

Influencias

Roncagliolo habló de otros escritores (Lins, Caparrós, Fresán, Castellanos, Dorfman, Vásquez, Garcés, Turbau, Neuman, Barba...); por supuesto, de Mario Vargas Llosa: "Es una presencia tan notable en cualquier escritor peruano que siempre forma parte de uno, aunque sea para negarlo o para no estar de acuerdo con él", y también de sus influencias fuera de la escritura en español -"de hecho, los autores extranjeros son para mí más importantes que los hispanos"-: "Abril rojotiene influencias de McEwan, Coetzee, Tabucchi, incluso de historietistas como Alan Moore. Lo curioso es que los latinoamericanos leen en ella a Vargas Llosa. Es como con mi padre. Toda mi vida tratando de no parecerme a él y luego viene la gente y me dice: 'Mira, igualito a tu papá".

"Escribo aquellas películas que me gustaría ver", declaró Santiago Roncagliolo cuando ganó el Alfaguara de novela, y ayer muchos lectores le preguntaron de cine. Eligió a "tres directores de los que recomendaría cualquier película: Ang Lee (especialmente Tormenta de hielo), Michael Winterbottom (especialmente Código 46) y Alejandro Amenábar (especialmente Los otros)".

El autor de Abril rojo, y también de la novela Pudor, de diversos libros de relatos e infantiles, contó sus proyectos: el mes que viene publicará Matías y los imposibles, dirigido al público infantil; también un libro periodístico, y prepara el montaje en Perú de una obra musical escrita por él. "Pero la próxima novela tardará. El premio impone la responsabilidad de que sea muy buena, y prefiero escribirla con calma".

Y sobre sus escritos en su blog en El Boomeran(g) (www.elboomeran.com), se mostró encantado: "Es una manera de compartir ideas con la gente y escuchar las de los participantes. El diálogo siempre es enriquecedor. Además, el blog se ha vuelto una adicción. Ya leo, voy al cine, leo el periódico y viajo pensando todo el tiempo 'esto voy a contarlo en el blog".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada