lunes, 4 de julio de 2011

♠YOLANDA WESTPHALEN, VOZ POÉTICA DE LA GENERACION DEL 50, DESCANSA EN PAZ (Aquí dos interesantes poesías)


Yolanda Westphalen
(Perú, 1949). Es poeta, narradora y ensayista. En 1999 recibió el Premio Internacional Gabriela Mistral. Ha publicado entre otros Universo en exilio(1984) y Ojos en ceguera clausurados (1989)




Oscuridad
Siento un dolor muy viejo
que se hace carne en mi carne
en mi espíritu y en verdad
que vuelve silencio el despertar la palabra.
Madura pena que vuelve
con el aire recién nacido
y escapándose de su huida
forja esos versos míos
que crecerán en mis ojos
precipitándose en su caída
a eterna oscuridad.
Ojos ciegos para mirarme los sueños
ojos que envejecieron
la ciudad
los hombres
los edificios
el viento.
Ojos enceguecidos que la claridad
del amor renueva
amo el nuevo perfil de las cosas
la intimidad de los objetos
el sabor de la letra y la palabra
Ya la claridad de lo oscuro se hace mía
Ya el silencio y el dolor
amado y consentido
cobija mis párpados ciegos
vive el color de los pájaros
y es mía la fragancia
dura
y breve
de confundir nubes con barcos en extramuros
y la lumbre de las estrellas se avecinan
a mi noche
y con ellas construyo mi universo en asombro.








Desterrada estoy en la sal del desprecio
despojada en el umbral de la palabra
pero soy única
entre los  4 puntos cardinales
no tengo brújula que confirme mi universos
he matado el alba, he desollado la noche
he amortajado el recuerdo
he ahogado el grito de los pájaros
me he ceñido los lomos con la carga
de todas las estrellas
me abruma la oscuridad que crece en mí
como un parásito
y la eternidad germina entre mis labios
húmedos
como un helecho
cargado de silencio
y el universo con sus formas y
sus símbolos
me vuelve transparente
huye
la crueldad, el límite, el milagro y el mito,
los valores
la caótica belleza
las piedras angulares
de este universos en exilio perenne
de evocación siempre en ascenso
en muda adoración apocalíptica
y después ¿qué?
el destierro en el umbral de la palabra.

(De Universo en el exilio)
No. 5, Julio de 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada