lunes, 4 de julio de 2011

♠ EL BUFÓN LITERARIO PRESIDENCIAL MÁS GRANDE QUE HA TENIDO EL PERÚ

Esta interesante antología del lenguaje bufonesco literario de Alan Gracía, vaya que merece la pena compartirlo para reir un poco:


Palabreo presidencial



Alan García habla como si todo el tiempo estuviera apuntando a la posteridad. En sus cinco años de gobierno ha dado cientos de declaraciones y discursos, y –quiéralo o no– ha dejado frases para la sonrisa, el estupor o la franca carcajada. Esta es una breve antología de las ‘patinadas’ verbales más notorias de su segundo gobierno y un recuerdo de su floro colosal ahora que se va. Aquí está, entre líneas, su dicharachera personalidad.

Por Raúl Mendoza

La República

“Bienaventurados los que sufren la pérdida de un hijo, de un hermano, de un padre, porque de ellos tiene que ser el reino de la democracia”. 
(16 de junio del 2007) 


Lo dijo grandilocuente al final de su discurso en la ceremonia de lanzamiento del Programa de Reparaciones Colectivas, en el estadio de Huanta, Ayacucho. Puestos a analizar la frase, creemos que nadie quisiera ser bienaventurado a ese precio. El programa, además, hasta ahora no ha cumplido sus objetivos.


“Los periodistas son aves de mal agüero que solo presentan lo malo”.

(23 de octubre del 2007)


El presidente atribuye el descontento ciudadano con su gestión a las críticas de la prensa. La culpa no era suya sino del mensajero. Hoy sigue pensando lo mismo de los medios independientes.  


“Yo no me ando fijando en la esbeltez y la gordura de los hombres, eso se lo garantizo; todavía no está eso dentro de mis inquietudes”. 
(7 de junio del 2008) 


El presidente García insinuando tendencias gay en Evo Morales, quien lo criticó por firmar el TLC con Estados Unidos y dijo que lo veía ‘gordo y poco antiimperialista’. El presidente peruano respondió con la pierna en alto. Después se encontrarían y se darían un gran abrazo.



“No me gustan los pitucos metidos a izquierdistas; me gustan los hombres de color cobrizo que son los verdaderos peruanos”. 
(7 de diciembre del 2008) 

La frase es digna de don Isaac Humala, pero es de García. Ocurrió en un encuentro con dirigentes de la sociedad civil en la Plaza de Acho, donde atacó veladamente a las ONG. Desató ardorosos debates en torno a quienes son los ‘verdaderos peruanos’. 


“Les pido un acto de fe. Dios me ha dado la capacidad de convencer a las personas, incluso a los que dudan”. 
(9 de marzo del 2009) 


Fue una reunión con empresarios, en el contexto de la crisis en Estados Unidos, que se extendía por el mundo. Prometía un país con crecimiento solo con la fuerza de su voluntad. Y ese año crecimos 1%.


“En el Perú el presidente tiene un poder: no puede hacer presidente al que él quisiera pero sí puede evitar que sea presidente quien él no quiere. Yo lo he demostrado”. 
(24 de marzo del 2009)


Fanfarroneando en la reunión anual de ejecutivos de América Latina del Instituto de Finanzas Internacionales. Quizá fue su afán por atraer inversiones o convencerlos de nuestra estabilidad económica, el caso es que se fue de boca. Algo de razón tenía: en el año 90 evitó que Mario Vargas Llosa ganara la presidencia y nos dejó como regalo a Alberto Fujimori. En las últimas elecciones, todos sus candidatos perdieron.


“Somos un país andino, esencialmente triste. No somos un país alegre como Brasil o como los colombianos, que son hiperactivos y tienen esa mezcla de español del norte, vascongado y catalán, y mayor componente negro y un poco de antropófago primitivo. Son hiperactivos y tienen más sol, tienen Caribe”. 
(24 de marzo del 2009)


Lo dijo en la misma reunión de ejecutivos y con ello hasta lo compararon con el Dr. Mengele. Esta perorata solo se explica por su incontinencia verbal y su manía de pretender que sabe de todo.



“Ya está bueno. Estas personas no tienen corona, no son ciudadanos de primera clase. 400 mil nativos no pueden decirnos a 28 millones de peruanos: tú no tienes derecho de venir por aquí”.  
(5 de junio del 2009) 

Esta declaración fue hecha el mismo día del enfrentamiento en Bagua con el saldo de numerosos muertos. Aquello de que los indígenas no eran ciudadanos de primera clase necesitó ‘traducción’: García explicó que ellos no estaban por encima de los demás en el país. Se le olvidó decir que tampoco estaban por debajo de nadie. 


“Cuántas veces en el curso de una vuelta por los canales de TV cable, que pueden ser ochenta u otras señales, ve usted la historia de un narcotraficante, su triunfo, su fortaleza. Y si eso lo asocia a los dibujos animados en donde todos se transforman, ¿por qué se transforman? Por las drogas. Es implícito que el transformer es un drogado. ¿No se dieron cuenta?”.
 
(8 de octubre del 2010)


Esta frase es lo que el psicoanalista Jorge Bruce ha calificado como ‘pensamientos en tropel’. Francamente no sabemos a qué se refería en la última parte de su ‘speech’, pero hizo las delicias de los internautas. El video se puede encontrar en Youtube.  


“No seas cojudo, hombre, la plata llega sola”

(6 de diciembre del 2010)

Jaime Bayly contó en su columna de un diario local que cuando invitó a cenar a García a su casa este le soltó la frase. El presidente no ha desmentido el encuentro. ¿La plata es sinónimo de coima para AGP? 


“Yo lo quiero mucho a Alejandro (Toledo); él no tiene que ver en mí a un enemigo. Lo que pasa es que tiene una cierta manía al decir que no lo quiero (...); eso parece una obsesión psicosexual conmigo”.
 (15 de marzo del 2011)


Así respondió nuestro mandatario a Alejandro Toledo cuando este lo acusó de estar detrás de las denuncias por los gastos en licor en Palacio de Gobierno. Digamos que fue una frase calculada y risueña. La respuesta de Carlos Bruce no lo fue tanto. “Una obsesión con alguien de su peso sería una depravación”, dijo. 


“Expreso mi felicidad por lo que significa la beatificación de Juan Pablo II y he dicho que su primer milagro ha sido extirpar de esta tierra a la encarnación demoniaca del crimen, del mal y del odio (Osama bin Laden). Y creo que es una gran noticia que debe complacer al señor Obama”. 
(2 de mayo del 2011)

La frase, alucinante y retorcida, dio la vuelta al mundo, lo hizo blanco de la burla general y quedó inscrita en la antología del ridículo. Fue usada incluso por comediantes de canales estadounidenses y estuvo en los noticieros de todas las cadenas importantes. Medio mundo se rió con la ocurrencia.


Malos modales

La relación de Alan García con la prensa ha sido llevadera en general, pero en algunas coyunturas es tirante. Varias veces ha ‘pechado’, cuestionado o ignorado a algún colega en las conferencias. La periodista Vilma Escalante recuerda, por ejemplo, que cuando era redactora del diario La Primera ella le preguntó por una ley para amnistiar a militares acusados de abusos a los derechos humanos –propuesta por un congresista aprista– y él le dijo que no iba a responder a un diario ‘antisistema’. “Después atacó al dueño del diario y cuando le dije: ‘presidente, ¿va a responder mi pregunta?’, me dijo: prefiero responder a los medios democráticos”. En esa ‘línea’ el presidente también ha cuadrado ‘al aire’ a dos reporteros de Radio Programas: a uno le dijo que hacía preguntas muy ‘galleras’ y al otro le pidió ‘no hacer preguntas por consigna, sin conocer el tema’. Varias veces le dijo a una periodista del decano de la prensa peruana que no creía que el directorio de su diario aprobara sus preguntas. Una vez, en una conferencia, tiró el diario La República al suelo por una portada que no fue de su agrado (ver foto). Su vena intolerante se agranda cuando lo ‘pican’ con preguntas incómodas sobre temas ‘calientes’ como fueron la venta del gas natural, el indulto a José Enrique Crousillat o el caso ‘petroaudios’. Entonces contraataca, intimida y deja salir su ego colosal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada